Imagen de Encabezado 1, embarcaciones en la orilla.

Imagen de Encabezado 2, personal Armada de Chile en formación

Imagen de Encabezado 3, Ejercito de Chile apoyando en desastres
Imagen de Encabezado 4, Ejercito de Chile en ejercicios de guerra
Imagen de Encabezado 5, Helicoptero
Logo del Ministerio de Defensa Nacional

Ministerio de Defensa Nacional

1 de diciembre de 2017

En Seminario para Oficiales Generales de las FF.AA. recién ascendidos
Ministro de Defensa Nacional destacó la importancia de “contar con una fuerza militar con un mando único”

noticia_20171201_02

  • El seminario que comenzó el lunes 27 de noviembre, finalizó este viernes 1 de diciembre y contó también con la participación del Subsecretario de Defensa, Marcos Robledo, y de la Subsecretaria para las Fuerzas Armadas, Paulina Vodanovic.

En el quinto día del Seminario Oficiales Generales de las Fuerzas Armadas recién ascendidos, que se llevó a cabo en la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE), el Ministro de Defensa Nacional, José Antonio Gómez, hizo un análisis de la realidad nacional, la situación económica, política y social, además de los desafíos para el sector.

Además de referirse al rol de los medios de comunicación y la necesidad de consolidar cambios en materias de educación, salud y previsión social para mejorar la calidad de vida de los chilenos, lo hizo también de los desafíos de la Defensa Nacional en un país moderno, donde es preciso contar con “una capacidad operativa, disuasiva y de respuesta acorde a instituciones profesionales y modernas, sin descuidar la contribución necesaria e indispensable en situaciones de emergencias y catástrofes. La capacidad multifuncional y polivalente hace de nuestras FF.AA., instituciones integradas con la ciudadanía y el desarrollo del país”.

Para enfrentar el mundo moderno con todos sus cambios es indispensable que las Fuerzas Armadas asuman con convicción lo conjunto, su despliegue debe ser coordinado, explicó el ministro, lo cual significa “contar con una fuerza militar con un mando único”. Esto se ha impuesto en los sistemas de defensa modernos, dijo, al punto que se ha constituido en el paradigma predominante en materia de organización y funcionamiento de las Fuerzas Armadas contemporáneas.

noticia_20171201_01

“Poder contar con una organización conjunta de mando efectivo es una tarea que todo Ministerio de Defensa debe acometer por lo que impulsar lo conjunto sigue siendo la estrategia correcta para el fortalecimiento de la institucionalidad”, dijo el ministro Gómez. El año 2010 con la Ley Nº 20.424, Estatuto Orgánico del Ministerio de Defensa Nacional, la estructura de la fuerza empezó a institucionalizarse bajo una modalidad claramente conjunta.

La Ley Nº 20.424 fue un avance importante, su objetivo se enfocó en reestructurar el Ministerio de Defensa y crear el Estado Mayor Conjunto (EMCO) como organismo de trabajo y apoyo en las tareas de empleo de la Fuerza. Esto ha “significado un gran paso para abordar problemas militares actuales de alta complejidad, como la preparación conjunta de la fuerza y su empleo, bajo una modalidad de conducción en situaciones de crisis o conflicto bélico”.

Sin embargo, “un verdadero sistema de defensa conjunto requiere de un fortalecimiento aún mayor de la figura del Jefe del Estado Mayor Conjunto, de manera de no limitar su mando al empleo de la fuerza en situaciones de guerra exterior o crisis, sino ampliarlo a otros supuestos en tiempos de paz, en especial en la preparación, prevención y reacción ante emergencias y catástrofes, así como, en los nuevos desafíos de la modernidad que enfrentamos con el cambio climático y calentamiento global”, señaló Gómez, relevando los esfuerzos del sector, civiles e uniformados, para perfeccionar la institucionalidad de lo conjunto.

noticia_20171201_03

El ministro Gómez también subrayó que los mandos de las ramas de las FF.AA. son los llamados a comprender en su total dimensión la importancia de lo conjunto como un bien superior del país. “La Defensa Nacional, en todo nivel, debe ser protagonista de los cambios que se están desarrollando, así como las autoridades a nivel político estratégico deben conducir el potenciamiento del empleo conjunto de la Defensa”, afirmó.

Al finalizar su intervención, el secretario de Estado destacó el papel de Chile en Misiones de Paz, especialmente, la participación de la Defensa Nacional en Haití por 13 años, contribuyendo a “facilitar el diálogo político, generando condiciones estratégicas vinculadas con el compromiso de la paz y seguridad internacional”.

La participación en operaciones de paz constituye una muestra clara del compromiso y voluntad de Chile con la paz y la seguridad mundial, que son parte de los desafíos de la Defensa. Esto se consolida con la incorporación de nuestras fuerzas en la Misión de Paz en la República Centroafricana.